Las campañas políticas han cambiado a pasos acelerados con la incorporación de avances tecnológicos que reconfiguran la forma de comunicar y la manera en que se consume la información.

Las videollamadas, el uso de plataformas como Zoom para integrar a más de un participante y las transmisiones en directo por Facebook Live son algunos ejemplos de estrategias digitales utilizadas por los políticos para llevar sus mensajes de campaña electoral.  

Las redes sociales permiten la comunicación política en línea y aportan al desarrollo de las campañas electorales ayudando a segmentar públicos, personalizar el mensaje, reducir los costes publicitarios, captar y movilizar activistas, tener otras posibilidades de financiación y abrir los canales de participación.

Las herramientas digitales fomentan la discusión y formación de la opinión pública e influyen en la decisión de cuál político seguir o por quién votar. Las redes sociales son un canal más para que los candidatos planteen los planes de futuro, presenten propuestas y sumen valor a su postulación en términos de comunicación, imagen y alcance.

Los líderes políticos necesitan reconocer la importancia de ejercer una comunicación política efectiva en las redes sociales y entender el poder que tienen estas para que puedan ajustar sus estrategias de comunicación según la red que escojan para llevar el mensaje.

Para hacer más efectiva la comunicación política en las redes un candidato o candidata debe comunicar con hechos, proyectar seguridad, confianza, empatía, demostrar pleno conocimiento de lo que habla y mostrar una imagen profesional. Las redes sociales son importantes e ignorarlas puede ser prejudicial para la imagen del candidato y sus futuros resultados.