La mercadotecnia política o marketing político es una práctica para estrechar la relación entre los electores y un candidato, gobierno, partido o grupo político.

Incluye técnicas de investigación, gestión y comunicación que se emplean en el diseño de estrategias a lo largo de una campaña política, ya sea electoral o institucional.

La mejor forma de utilizar la mercadotecnia política es mediante la educación de los votantes para promover su participación y mantenerlos informados sobre las tareas que se realizan durante una campaña electoral o un mandato gubernamental .

El marketing político usa métodos de investigación para conocer los deseos y necesidades del elector. También ayuda a la construcción de una comunidad en las redes sociales para que el político se acerque más a las personas, pueda debatir ideas o conversar sobre temas de interés.

El político que quiera tener fuerza electoral debe producir un contenido de calidad para resaltar sus ideas, fomentar interacciones y alcanzar a más personas. Ese contacto con los electores es crucial porque permite un flujo constante de información y comunicación que se puede usar para reforzar o enmendar el curso de la campaña política.  

La combinación de las técnicas de mercadotecnia política es útil en el proceso de determinar los resultados de unas elecciones y ayudar al candidato o a un partido a tomar las decisiones o acciones necesarias para colocarse del lado ganador.